La demasificación y los micromundos digitales poco interconectados.

The_Diamond_Age

1. En casa no tenemos TV por muchos motivos. Consumimos series y pelis por internet y si ponen algo interesante en tv lo vemos en streaming. Esto provoca que cuando voy a algun sitio con TV mi atención no se pueda despegar de la pantalla, como una polilla alrededor de la luz. Hoy en casa de mi familia estaba así cuando han puesto las noticias y han empezado a hablar del precio del marisco en navidad, del sorteo de lotería de ayer y todos los tópicos navideños del telediario. Es  un aterrizaje en territorio conocido pero olvidado. Dejavú permanente.

2. Algunos filósofos de la tecnología  hablan de la “demasificación” digital con dos sentidos. El primero es el obvio y el que agradecemos en nuestras mudanzas: los libros, los periódicos y la música ya no pesan, han perdido la “masa”.El segundo tiene que ver con la cultura de masas. En el pasado una comunidad recibía mas o menos el mismo tipo de noticias o referencias culturales. La portada del periódico era la misma para amplios números de personas. Todos los lectores de un periódico tenían presente cual era la noticia del día y cuales asuntos menores. Un director de periódico lo había decidido. Cada vez hay menos gente que consuma información así.

3. Suelo bromear diciendo que casi no conozco a gente que vote al PP y use Internet explorer, pero ambas son tendencias mayoritarias. Vivo en mi micromundo. Con mi Twitter lleno de gente que se me parece, sin tele que me transmita lo que debe ser importante. Internet no refuerza la comunicación entre estos micromundos, sino que hiperconecta densamente estos micromundos en su interior ¿Cuales son las consecuencias sociales de que esto -multiplicado- se convierta en algo mayoritario?

4.  Una parte de la izquierda española clama por una refundación del país y una nueva constitución. Me temo que en su burbuja son mayoría, pero sólo ahí. El pueblo, ese ente abstracto en el que proyectamos las sensaciones de nuestro entorno. Igual que “El usuario” del que habla un diseñador que ha investigado poco.

5. Neal Stephenson en “La era del diamante” dibuja un mundo en el que los países han desaparecido como tales. Las comunidades que eligen vivir de cierta forma se agrupan en enclaves dispersos alrededor del mundo. Es posible encontrar un enclave “neovictoriano” en China identico a uno en America. En un mundo futuro en el que los recursos naturales ya no importan porque existe “la toma” y la nanotecnología todopoderosa, no tiene sentido que gente que nunca va a estar de acuerdo voten sobre un destino común. Los países y su historia dejan de tener sentido en cuanto a forma de “vivir juntos” y la gente se establece en función de unas normas culturales y una forma mas o menos similar de entender la estructura social.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *